lunes, 24 de abril de 2017

Una mañana desperté y mi reflejo ya no estaba ahí: me había vuelto invisible. Salí corriendo a buscarte, eras el único en quien confiaba para ayudarme a salir de esta confusión, pero al llegar a ti noté que tenías la mirada perdida. Estaba parada frente a ti y juro que sentí que podías atravesar mi cuerpo con tus ojos y no notabas nada, para ti yo ya no estaba ahí. Era como si no estuviera, juro que así lo sentí.

Me desconcertaba tanto la situación: Yo, haciéndote señas, malabares, muecas. Tú, indiferente, frío, distante. Ajeno.

Te toqué y mi caricia se perdió en el tiempo, no te sentí. Grité, me aferré a seguir existiendo y débilmente mi voz llego a tu oído como un susurro. Lo noté, levantaste la mirada como buscando entre la gente pero volviste a cerrar los ojos. No me encontraste.

Sí, me había vuelto invisible, un fantasma para el mundo, un ser inexistente. Mi temor más grande se había hecho realidad.


Mientras mi recuerdo se va desdibujando,
yo solo pido que no dejes de buscar...


sábado, 22 de abril de 2017

Amnesia

Quisiera perderme, encerrarme en mi mente y no voltear hacia ningún sitio, mirar los rostros de la gente y sentirme vacía; no saber de mi ni de nadie.

Cavar profundo, cubrirme de rostros y de risas y de cuentos ajenos y no sentir nada; enterrarlo todo. Enterrar mi propio cuento y olvidarlo también.

Inmóvil, sin prisas; que el tiempo pasara de largo y no me mirase siquiera. Que no notase que han pasado tantos años y que no hice nada con ellos.

Desconocer el mundo, no sentir nada.

Desenchufar los cables y reiniciarme completa; sentir que ya no siento y que el pecho no es bodega y que la respiración no se me corta más.

Que todos mirasen y no supieran mi historia, ni mis fracasos, ni ningún detalle de mi vida; ser una desconocida para mi y para el mundo.

Vivir un día a la vez, volver a sentir el frío en mis pies y no la fricción y la sangre correr por tanta prisa.

Quisiera ir más despacio o detenerme totalmente; decidir parar de participar en esta carrera y que a nadie le importara si han pasado ya diez días o diez años.

Que a nadie le importara mi vida, que nadie fingiera que le importa, que pasasen de mi.

Ser adulta y enfrentarlo todo; que nadie preguntara lo que no quiere saber. Que nadie preguntara nada.

Y no decir nada y que eso esté bien, ser muda y sorda y ciega. Y guardarme todo para mi y para nadie, y respirar de nuevo y limpiarme los ojos de esta arena que me cala.

Y mostrar de nuevo una sonrisa que no engaña a muchos pero que me baste para acallar las voces.

Que no existieran las preguntas ni las respuestas ni los porqués. Que pasara el tiempo y sucediera lo que tenga que ser; no pedirle a Dios las fuerzas y tenerlas de un tirón.

Olvidarlo todo y que me olviden, y vivir ajena, indiferente.

Oculta y distante...



jueves, 20 de abril de 2017

Diminuta

Reducirme a un grano de arena: ser arrojada al mar y perderme entre otros cientos de granos.

Navegar en el mar, ser confundida con la sal, con cualquiera y no tener historia.

Olvidarme también de que alguna vez fui alguien y simplemente rodar y dar vueltas en el agua.

No saber nadar y que eso sea bueno, que esté bien y que a nadie le importe si me hundo o salgo a la superficie.

No ser echada de menos, ni elegida tampoco por nadie; ser una más entre cientos y tantos.

Que todo fuera tan fácil como perderme en el mar, sentir lo húmedo y lo cálido pero también lo frío, su intensidad. La intensidad del mar y sus ventanas.

Y no escapar, no tener que huir.

De vez en cuando ser marcada por las huellas pero con la certeza de que las huellas en la arena esta vez si se borran.

El mar todo lo arrastra, todo lo lleva, todo lo sumerge, todo lo cubre con un sabor muy peculiar. El mar guarda secretos y a lo lejos te sonríe.

Sonríe.

Ser, como me siento ahora.

Aunque hoy
el horizonte no sonría...




martes, 18 de abril de 2017

Vaivén

He oído hablar de ella, incluso he enfrentado su presencia con la garganta hecha un nudo. Sintiendo que todo dentro mio se desgarra. De pronto llega y arrasa con todo lo que uno cree merecer. Los últimos dos años han sido devastadores... Pérdidas...

En algún sitio leí que es una incomprendida desde hace mucho tiempo. Que siente una enorme tristeza pues todos le temen, que nadie habla de ella, que nadie quiere saber, que nadie la quiere. Que la invocan y ella se siente deslumbrada, pero es una especie de Rey Midas que todo lo que toca lo marchita. Todo se pierde.

Dicen que ella es el último punto de parada del tren, la última estación, un destino sin retorno. Todos vamos a aquel sitio. Uno baja en el andén, mira hacia atrás y el tren regresa y lo deja a uno parado en la nada.

Y del otro lado, acá donde está el cuerpo, donde todos lloran, donde se siente la nostalgia que pesa, nos aferramos a la idea de que la muerte sea solo el inicio de una etapa superior, que volveremos a vernos en algún sitio...

La vida, la muerte. Eternas enamoradas en un vaivén de recuerdos, de momentos, de episodios. La muerte como punto final, como el cierre de un ciclo: La vida.



... DEP JHEA, un año y aun parece que fue ayer...

Y así te recuerdo, abrazando la vida,
con una sonrisa...





domingo, 16 de abril de 2017

Aprensión

Es de madrugada; oscuridad, soledad, angustia. Solo se escucha el girar de las aspas del viejo abanico, achacoso y taciturno.

Es de madrugada y de nuevo mi mente se empeña en hacerme malas jugadas. No dejo de pensar.

Tazas vacías de café...

Afuera, alguien observa, se siente su presencia a través del tragaluz. Alguien observa y se mueve de un lado a otro. Detrás del cristal, a plena noche, aún en soledad, hay algo detrás que observa.

Aprendemos a vivir con su presencia...

Cierro los ojos y los aprieto fuerte, aun me aterra poder ver. Abro los ojos e intento que las pupilas se aclimaten a la negrura. Se oyen pasos, se arrastran exhaustos por el pasillo, se nota la negligencia en el andar, y de pronto, nada.

Me observa. No veo sus ojos pero sé que del otro lado me observa.

No puedo girar, me siento paralizada, no puedo encender la luz, ¡NO PUEDO! Respiro con dificultad, ahora un hábito común, Me falta el aire.

Sigo sola y me observa, y espera. Detrás de la puerta, espera.


Cuando no queda más que el tiempo,
a veces es mejor cerrar los ojos...


sábado, 15 de abril de 2017

Silencios. Siempre la misma pared: el miedo.

De pronto, una madrugada su alma decidió salir a buscarlo. Se desprendió de su cuerpo para viajar kilómetros, entre oscuridad, viento, polvo y carreteras interminables. Antes de partir miró atrás un momento, era difícil desprenderse de toda una vida.

Recorrió tanto... Luego, decidió parar a descansar de la larga travesía, a tomar aire en alguna esquina. Supongo que se cansó y tuvo que esperar. Y esperó...


Algo que me falta...



jueves, 13 de abril de 2017

El origen

Un día despiertas y te das cuenta de que todo es polvo, volvemos al inicio; los que quieres no están más, te quedas añorando los momentos...


Un punto en el camino...



;;
Related Posts with Thumbnails